TRANSLATOR

LOS BUQUES DE LA VIDA, DE LA LIBERTAD

Voy a mencionar solamente los buques que mas destacaron en su gran labor desplazando a los que no pudieron regresar a su patria por motivos netamente políticos, aquellos republicanos, los que "perdieron" la guerra, que no tuvieron mas remedio que optar por el exilio como medio de dar luz a sus maltrechas vidas gracias, entre otros, al ,entonces, presidente de Méjico, Sr Cárdenas y a la labor diplomática del escritor chileno Pablo Neruda. Ante el incierto resultado de la guerra, Negrín había gestionado el asilo para muchisimos españoles. Estos barcos constituyeron un paso de salvación para todos aquellos que encontraron en América un lugar donde dar una razón de ser a sus vidas.Fue el "SINAIA" el buque al que se le denominó como "BUQUE DE LA VIDA" pero creo que los demás también deben ostentar tan honroso calificativo. No obstante y una vez en tierras americanas, muchos de nuestros intelectuales tuvieron que sufrir la humillación de someterse a decisiones arbitradas por jerifaltes sin escrúpulos: Un barco, el "Massilia" , una vez anclado en el puerto de Buenos Aires con 147 republicanos españoles a bordo y en tránsito, no les fue permitido ni asomarse por los ojos de buey. Así lo narraba un diario radical, el "Noticias Gráficas" añadiendo " Las medidas adoptadas contra el grupo de intelectuales y artistas españoles... son de rigorismo que solamente tratándose de peligrosos confinados se hubiera aceptado... Un marinero nos informó que los españoles refugiados tenían orden de que nadie se aproximara a ellos y menos que se asomaran a los ojos de buey... Es lamentable lo que ha ocurrido. No sabemos si nos interesa saber quien ha dado la orden terminante de que ese grupo de gente que representa de modos distintos a la cultura y el cerebro de España permanezca en la sombría situación de los delincuentes incomunicados" . Así se les trató, así se les quiso humillar...

                                                                                 MASSILIA

SINAIA (Buque de la vida): Navío francés de 112 m. de eslora,1200 TRB, podía navegar a 14 nudos. Construido en Glasgow en 1924. Su nombre se debe a la población rumana de Sinaia, en donde residía la familia real.La reina María fue quien lo amadrinó Este buque se dedicó, entre otros, al transporte de emigrantes desde Marsella a N.Y. Peregrinos a La Meca, nudistas por el Mediterráneo. Soldados sobrevivientes...En 1942 fue decomisado por los nazis para dedicarlo a buque hospital.
Zarpó del puerto francés de Sete el día 26 de Mayo de 1937 con 1620 exiliados españoles y arribó al puerto mejicano de Veracruz el día 13 de Junio


 A bordo del barco Sinaia, y entre el 26 de mayo y el 12 de junio de 1939, se publicaron unos diarios que informaban a los exiliados republicanos españoles, que en este buque viajaban rumbo a México, de lo que en el mundo acontecía, de las peculiaridades de Méjico así como de hechos acaecidos a bordo. Fue, precisamente, en el último número de estos diarios en donde nace lo que se llamó la Literatura del Exilio, cuando el barco aún no arribó al puerto de Veracruz. Esta lectura: “Sinaia. Diario de la Primera Expedición de Republicanos Españoles a México” conmueve por su dramatismo y por ello genera gran interés.  Se informa de noticias internacionales del momento, destaca la alianza de Inglaterra, Francia y la Unión Soviética contra el fascismo. Se preocupa por todo lo que atañe al pueblo mexicano, las ideas de Lázaro Cárdenas, del trabajo, la economía, la educación, los indígenas, la mujer , la Revolución Mexicana , el petróleo etc, etc.  A bordo organizan actividades culturales diversas ,conciertos, concursos de poesía, de caricatura. Se informa de la situación del barco  en la mar  durante la travesía , información meteorológica... Hay reuniones gremiales o profesionales (médicos, agricultores, ingenieros, arquitectos, maestros, periodistas, escritores, artistas, obreros y técnicos de la construcción, militares profesionales, funcionarios públicos, de banca y de empresa privada. Esto nos da una idea de la heterogeneidad de las personas que tuvieron que dejar su tierra por culpa de unas ideas que fueron consideradas motores de criminalidad ). Hay publicaciones de pequeñas semblanzas de exiliados anónimos —mineros, labradores, zapateros— que participaron heroicamente en la lucha. Hay un nacimiento, el de una niña a quien se le pone por segundo nombre Sinaia,  una pareja que se reencuentra, que, después de tres meses de separación, tiene que aplazar su más íntima anagnórisis hasta llegar a México porque él y ella viajan en camarotes diferentes. Se establecen normas de comportamiento a bordo, denunciándose los casos , cuando estas no se cumplen.
Antes que los exiliados del Sinaia desembarcaron en Veracruz 327 intelectuales —entre los que figuraban los poetas Juan José Domenchina y su esposa, Ernestina de Champourcin—, procedentes del  Flandre. En el Sinaia viajaban labriegos, artesanos, mineros, militares de todas las jerarquías, ingenieros, músicos como el maestro Rafael Oropesa —director de la Banda Madrid, fundada en el 36 en el Quinto Regimiento, que amenizaba las noches de la travesía—, escritores como Antonio Sosaya, Benjamín Jarnés, Pedro Garfias, Juan Rejano, filósofos como Adolfo Sánchez Vázquez, pintores como Ramón Gaya, profesores de primera enseñanza como mi querido maestro Isidoro Enríquez Calleja.
Están unidos por el dolor de la derrota, el ánimo antifascista, el deseo de un regreso con victoria, lo que les  separa son sus diferencias políticas, sus luchas partidistas internas y por supuesto las clases sociales que se establecen o se restablecen a bordo. En el barco hay camarotes y comedores de primera, de segunda y de tercera, y si a sus «plazas» y «calles» se les nombra con la nomenclatura urbana de Madrid —La Gran Vía, la Calle de Alcalá—, a la zona de primera clase se le conoce con el elitista nombre de Barrio de Salamanca. Hay de todo en el barco: quienes pasean en pijama de babor a estribor y quienes construyen «chabolas» para protegerse del sol en la cubierta; quienes dedican su tiempo a la educación de los niños o arreglan la ropa de los refugiados y quienes se la pasan escupiendo en la cubierta o echando cáscaras de fruta o cascos de botellas de cerveza por la borda; quienes, sumergidos en sus camarotes, pergeñan poemas o preparan la conferencia que habrán de dictar al día siguiente y quienes se hacen acreedores a la exhortación publicada en el periódico, que dice: «No discutir; razonar: No vociferar, aconsejar.»

                                       


                                                 Francia homenajea

 Destacan del Diario  los editoriales, a través de ellos se fortalece el espíritu de la causa: «¡Que los españoles que van a México no olviden nunca que en España quedan centenas de millares de hermanos en las cárceles, millones de españoles oprimidos y una patria entera que reconquistar!»; se manifiesta la gratitud a México y a su primer mandatario: «En México nos aguardan un régimen progresivo, unas instituciones populares que garantizan a los republicanos españoles, desde el mismo momento de su llegada, un trato de ciudadanos libres. ¡Seamos dignos de esta ayuda generosa de México, apoyando la política democrática del presidente Cárdenas!»; se establecen diferencias enfáticas entre los republicanos y los gachupines: «Nuestra guerra consiguió borrar en el ánimo del pueblo mexicano el odio engendrado por los explotadores de la conquista y que abarcaba, como regla general, a los españoles residentes después en aquellas tierras, en buena parte de los casos, aventureros desaprensivos, sedientos de plata ensangrentada», y, finalmente, se exhorta a la unidad por encima de las diferencias: «No podemos de ninguna manera llevar a México nuestras antiguas luchas políticas o sindicales. Lo que haya quedado sin aclarar lo esclareceremos en España en el momento oportuno. En la república hermana, no. Allí todos somos de una sola condición: antifascistas.»


                                                                       Llegada a Veracruz
 En el último número, la víspera de la arribada a Veracruz, el poeta Pedro Garfias publica su poema «Entre España y México”:
...
España que perdimos, no nos pierdas;
guárdanos en tu frente derrumbada,
conserva a tu costado el hueco vivo
de nuestra ausencia amarga
que un día volveremos, más veloces,
sobre la densa y poderosa espalda
de este mar, con los brazos ondeantes
y el latido del mar en la garganta.


Fuente: Gonzalo Celorio, U.N.A Mexico.


En cada una de las cuadernas del buque, de sus mamparos, de sus remaches, de sus bodegas, sus camarotes... quedó impregnada la marca indeleble del sufrimiento que, por una sinrazón ,puede condenar al ser humano. Quieran los dioses que nada de esto se vuelva a repetir en los siglos y por los siglos.



En  la novela "DIAS Y NOCHES" de Andrés Trapiello,  relata, a modo de un diario, el viaje de republicanos españoles en el buque "SINAIA". El autor ha tenido la deferencia de autorizarme su publicación en este blog, para quien tenga interés en ella, gesto que agradezco profundamente.
ESTE ENLACE NOS LLEVA A SU LIBRO:

IPANEMA: Sale de Burdeos (Pauillac) el dia 12 de Junio con 998 personas y arribó a Veracruz el día 7 de Julio del 39 .

MEXIQUE: De 11593 TRB. 171,6 m de eslora y 19,5 de manga Velocidad 14 nudos.. Francés, matrícula de Saint Nazaire.Sale de Burdeos el día 12 de Julio con 2067 refugiados políticos y arriba a Veracurz el día 27 del mismo mes


WINNIPEG: Conocido como el barco de Neruda. Tenía .9807 TRB, 143,9 m de eslora, 18,2 de manga, podía desarrollar una velocidad de 14 nudos.


"Tras estallar la Guerra Civil española, Pablo Neruda se entera de los refugiados republicanos españoles que se encuentran en campos de concentración franceses hacinados y en condiciones miserables.
El poeta, que en ese entonces se encontraba en Chile, sensibilizado por la situación de los españoles, decide embarcarse en una empresa que comprendía trasladar a cerca de 2500 refugiados desde Francia hacia Chile. Antes de trabajar en Francia, Pablo Neruda se había desempeñado como cónsul de Chile en España. Motivado por la amistad entre ambos países, su amor por España, y gracias al auspicio del Presidente chileno Pedro Aguirre Cerda (al que le agradaba la idea de traer trabajadores y hombres de esfuerzo al país, capacitados en las más diversas áreas), el poeta decide organizar este viaje. El Presidente lo nombra cónsul especial de emigración española en el país galo.
A pesar que el buque era un viejo carguero francés que normalmente no llevaba más de 20 personas, fue adaptado para acomodar a los de 2200 refugiados españoles.

                                                                                        La tripulación

Neruda participa activamente en la organización de la travesía del Winnipeg, como reunir a las familias separadas por la guerra. Además de la colaboración de sus amigos escritores artistas, lo ayuda su esposa Delia del Carril.
La noche que el Winnipeg elevó anclas, en el puerto francés de Trompeloup - Pauillac, Pablo Neruda escribió lo siguiente, recordado en sus Memorias
'"Que la crítica borre toda mi poesía, si le parece. Pero este poema, que hoy recuerdo, no podrá borrarlo nadie.".
Pablo Neruda, Trompeloup, 4 de agosto de 1939.
Pablo Neruda no se merece todo el crédito. Abraham Ortega fue Ministro de Chile y el fue el que asignó a Pablo Neruda para que el elija a la tripulación del Winnipeg. Todo esto fue posible gracias a Abraham Ortega

EL BUQUE DE NERUDA                                             foto de "Buho 21"

.
El día 3 de septiembre de 1939 el Winnipeg atraca en el puerto deValparaíso, Chile. Al día siguiente desembarcan los españoles y son recibidos por las autoridades chilenas. Aunque previamente algunos se habían bajado en el puerto de Arica, Chile unos días antes, decidiendo comenzar una nueva vida en el norte del país. Como forma de agradecer la generosidad de Chile y en especial la del Presidente Pedro Aguirre Cerda, los inmigrantes cuelgan del barco una gran telón con el rostro del presidente pintado sobre él.
La mayoría de los españoles que desembarcaron del Winnipeg permanecieron en Chile. Años más tarde sus descendientes también llegarían desde Europa a Chile para reunirse con sus familiares y construir sus vidas en América.
Tras la caída de Francia, el Winnipeg permaneció bajo bandera de Francia, navegando para la Francia de Vichy. Fue capturado el 26 de mayo de 1941 por el balandro holandés HNMS Van Kinsbergen (U 93) en el mar Caribe, y confiscado por el gobierno británico posteriormente. Algunos meses después fue adquirido por Canadá, y renombrado Winnipeg II.1Fue torpedeado por el submarino alemán U-443 el 22 de octubre de 1942 mientras navegaba desde Liverpool hasta Saint John, New Brunswick. Todo el personal a bordo, fue rescatado."  FUENTE: WIKIPEDIA

ALSINA:  Este buque tuvo un viaje dramático sorteando los peligros propios de la gran guerra, fueron 453 días los que duró desde el puerto de Marsella de donde partió el día 15 de Enero de 1941. Al buque, por razon de las relaciones franco alemanas y británicas no se le permitió atravesar el Atlántico sin el "Navy Cert inglés",especie de salvoconducto para poder navegar. Permaneció retenido en Dakar más de dos meses, en condiciones precarias. A los "pasajeros"se les envió al Marruecos profundo, a campos de concentración en el Atlas, finalmente embarcan en el "Quanza", de bandera portuguesa y llegan a Veracruz. Rápido de narrar, inimaginable de vivirlo. Su dignidad fue su arma, su escudo, su fuerza.


                 QUANZA

D. Niceto Alcalá Zamora (exPresidente de la república) emigró, junto a su familia, en este buque con una salud lamentable, con la nostalgia retorciéndole las entrañas porque no vuelve a España después de haber iniciado un viaje con la pretensión de recorrer en un crucero el Artico y así olvidar aquellos nafastos momentos por los que pasa España.. Le acompañan judíos centroeuropeos, al conjunto de todos ellos, incluidos los españoles, D.Niceto los define como  «escombros vivientes de un mundo hundido». El Alsina se detiene en Casablanca y después en Dakar. Allí atraca durante 128 días y vuelve a zarpar, pero para regresar a Casablanca. Allí los ‘viajeros’ son conducidos a un campo de internamiento, aunque a la familia Alcalá-Zamora se le impedirá desembarcarDe este viaje escribió a modo de diario lo que acabaría convirtiéndose en un libro:  " 441 días. Un viaje azaroso desde Francia a la Argentina". Entre otros escribe :"Se trata de un insólito viaje, que comprende doscientos cinco días en tierra y doscientos treinta y seis a bordo, en barcos de diversos pabellones; que le han faltado pocos kilómetros –y le ha sobrado un año– para equipararse con los de la circunnavegación». También viajó el tío de un amigo mío, D.Aurelio Romo Aldama, un hombre de bien, un profesor de literatura cuyo único pecado fue pensar de manera distinta a la de aquellos que no fueron derrotados en el 36, que durante la travesía impartió clases de latín a D. Niceto, como así lo manifiesta este: "... me rejuvenecí al inscribirme en la clase de latín que dirigía el catedrático español Sr. Romo..."

Este buque fue bombardeado y hundido una año después en la Bahía de Algeciras.

EL TESTIMONIO:


Y dentro de todas estas historias hay una muy singular, la del Capitán de la Marina Mercante FRANCISCO MIRANDA.  El siguiente enlace de la Biblioteca Virtual "Miguel de Cervantes" nos lleva a ella:

2 comentarios:

Roman dijo...

Muy interesante. Me he permitido difundirlo por facebook.
Saludos

Jacobo Muñiz dijo...

Gracias Ramón, tú siempre estimulando.