TRANSLATOR

UNA NEGRA HISTORIA

FORTÚN JIMENEZ BERTANDOÑA. 

“Sabed que a la diestra mano de las Indias existe una isla llamada California muy cerca de un costado del Paraíso Terrenal; y estaba poblada por mujeres negras, sin que existiera allí un hombre, pues vivían a la manera de las amazonas. Eran de bellos y robustos cuerpos, fogoso valor y gran fuerza. Su isla era la más fuerte de todo el mundo, con sus escarpados farallones y sus pétreas costas. Sus armas eran todas de oro y del mismo metal eran los arneses de las bestias salvajes que ellas acostumbraban domar para montarlas, porque en toda la isla no había otro metal que el oro.”    García Ordoñez de Montalvo

 «una fabulosa isla, rica en oro y perlas, poblada por mujeres solas»

Estas noticias fueron traídas por el sobrino de Cortés el capitán Francisco Cortés de San Buenaventura, que había realizado la exploración y conquista del área del Mar del Sur o Pacífico:

Cortés en su carta al rey le dice:“Y así mismo me trajo relación de los señores de la provincia de Cihuatán, que se afirma mucho de haber una isla poblada de mujeres, sin varón ninguno, y que en ciertos tiempos van de la tierra firme hombres que con ellas han acceso....y si paren mujeres las guardan; y si hombres, los echan de su compañía, y que esta isla está a diez jornadas de esta provincia de Colima; y que muchos de ellos han ido allá y la han visto. Dícenme así mesmo que es muy rica en perlas y oro; yo trabajaré en teniendo aparejo de saber la verdad y hacer de ello larga relación a Vuestra Majestad....”

Esto es lo que el Marqués oiría refiriéndose a una Tierra Incógnita. Y a continuación...

En 1532 Cortés había establecido un astillero en Oaxaca con el fin de disponer de una flota para explorar lo que se llamaba el Oriente. Solicita permiso al rey Carlos I en 1524, en 1527 zarpa Alvaro Saavedra rumbo a las Molucas y pierde los barcos.En 1532 Cortés organiza otra flota con Diego Hurtado de Mendoza al mando, descubren las Islas Marías, en las costas de Sonora los indígenas acaban con todos los tripulantes de este navío.

Año 1533. La nao Concepción, mandada por Diego de Becerra, pariente de Cortés y natural de Merida y el San Lázaro, navío mandado por el Capitán Hernando de Grijalva, natural de Cuellar; fueron los barcos construidos en Tehuantepec por orden del Marqués D.Fernando Cortés, a los que enviaría, en un nuevo viaje, para la exploración y conquista del Mar del Sur, en el Pacífico.


El navegante español Fortún Jiménez, vizcaíno, navegando como Piloto en el navío Concepción, avistó lo que pensaba sería una isla y desembarcó en el año 1534. Aquellas tierras, que eran las de la Baja California, fueron las que pisó  por primera vez un europeo. Zarpó la expedición desde el puerto de Santiago, en los 16º30`de latitud, el 30 de octubre de 1533 en demanda de la costa de Acapulco y Colima y habiéndola demarcado, la nao San Lázaro volvió para dar cuenta de todo ello a Cortés. Los barcos se separan , se adelanta el San Lázaro y después de esperar sin éxito al Concepción durante tres días, procede a la exploración del Pacífico, descubren el archipiélago de las Revillagigedo. Mientras tanto a bordo del Concepción las cosas no marchan bien, Fortún se había concertado con los marineros, se amotinan y dan muerte, mientras dormía, al capitán Diego de Becerra, porque habían tenido duras riñas durante el viaje : “… Becerra iba mal quisto con  todos los demás  soldados que iban en la nao… hombre de muy mal genio, entró en dificultades con su piloto, que era un Vizcaíno llamado Fortún Jiménez de Bertandoña, quien no pudo tolerar su dureza y demasiada altivez y le mató dormido"


                                                                                                    La Isla de California según mapa del siglo XVII.

Se ha escrito :"Tras de abandonar en las costas de la Nueva Galicia a los descontentos y a los heridos, siguieron luego su derrota mar adentro más bien huyendo que haciendo exploraciones. Esta fuga trajo como consecuencia que Jiménez tropezara al azar con la península californiana. Él fue el primer europeo que saltó en tierra en la que a primera vista supuso una isla" 
"...y así mismo (un capitán que hizo viaje a la región de Colima) me trajo relación de los señores de la provincia de Ciguatán, que se afirman mucho haber una isla toda poblada de mujeres, sin varón ninguno, y que en ciertos tiempos van de la tierra firme hombres con los cuales han acceso, y las que quedan preñadas, si paren mujeres las guardan, y si hombres los echan de su compañía; y que esta isla está a diez jornadas de esta provincia, y que muchos de ellos han ido allá y la han visto. Dícenme asimismo que es muy rica de perlas y oro" .
Fortún Jiménez se hace a la vela navegando hacia el noroeste y costeando y arriba a una bahía, cree que había arribado a una isla con indios salvajes y semidesnudos con un lenguaje desconocido, donde dijeron que había perlas que al parecer saquearon de los nativos. A estas tierras las bautiza con el nombre de Santa Cruz  Hay información que dice que los tripulantes abusaron de las mujeres, lo que provocó  que los nativos se enfrentasen en una lucha a muerte con la tripulación saqueadora provocando la muerte de Fortún Jiménez, al parecer en la Isla del Espíritu Santo , y algunos de sus tripulantes; los que lograron sobrevivir, unos 18, que fueron los que se quedaron a bordo, al  ver la masacre, como consecuencia del enfrentamiento, se hacen a la mar en el Concepción y después de varios días de navegación arriban a Chacala en el valle del Banderas, Jalisco; Nuño de Guzmán se entera de esta llegada y procede, con sus fuerzas a requisar la nave .



«fue durante esta huída que el barco llego hasta las costas de la California, la cual fue descubierta por mera casualidad, ya que Jiménez estaba mas interesado en alejarse lo más posible de Cortés que en descubrir nuevas tierras.» Según se cita en la Historia de la Baja California de Pablo L.Martines

Como dato a considerar  es probable que Fortún haya creído que desembarcó en Calafia, una tierra mítica. Según cuenta Ignacio Ríos:


"No obstante el elevado costo en hombres y navíos que habían tenido las expediciones auspiciadas por Cortés, el descubrimiento hecho por la gente de Fortún Jiménez acrecentó la esperanza de que las inversiones que se estaban haciendo resultaran en breve redituables. Más quizá que las escasas perlas que exhibían los marineros que regresaron a salvo, fueron múltiples leyendas y consejas, tanto de origen europeo como de tradición mesoamericana, las que hicieron pensar que la isla descubierta sería una fuente de riqueza capaz de compensar los esfuerzos empeñados en la incipiente exploración del océano.

"Algunos años más tarde, aquella supuesta isla `a la diestra mano de las indias' comenzó a ser llamada California, sin que podamos precisar bien la fecha en que se le asignó tal nombre ni sepamos de quien fue la iniciativa de llamarla así. La leyenda había formado el marco del descubrimiento y en su oportunidad proveyó el topónimo: la California de los mitos Europeos era también isla, era también rica y era también domicilio exclusivo de amazonas" .


A Fortún en varias fuentes se le menciona como asesino, no obstante hay que considerar que Diego de Becerra, según otras fuentes, era de una personalidad ácida, irascible y que, dadas las condiciones de la navegación de la época, pudo haber provocado que el motín se materializara y como consecuencia de él llegó su muerte.